Cómo pintar con rodillo

Cómo pintar con rodillo y no morir en el intento, es un muy buen cuestionamiento para quienes se aventuran en aquello de hágalo usted mismo y buscan todas las formas posibles para contrarrestar los posibles inconvenientes que han de presentarse en la labor. Pintar con rodillo por supuesto que no es algo excesivamente sencillo, sin embargo tampoco es muy complicado, se trata más bien de tener en claro algunas pautas para que las cosas funcionen como se espera.

La paciencia será tu gran aliada mientras coges el ritmo que demanda esta herramienta, saca tu mejor actitud y verás como todo se va dando.

Pasos para pintar con rodillo

Lo primero es ser consciente que es imprescindible invertir para poder comprar un buen rodillo, en el mercado existen versiones muy económicas pero no pueden garantizar un buen acabado, además suelen implicar mayor cantidad de pintura ya que al no cubrir bien hay que dar varias pasadas a la superficie.

Lo mejor es solo introducir el rodillo en el recipiente con pintura únicamente hasta la mitad, descarga y empieza a pintar siguiendo la direccionalidad de la letra W. Selecciona una brocha para llegar a esos espacios que definitivamente no se cubren.

Recomendaciones para usar el rodillo

En caso de que la pared en la que estés trabajando sea muy alta, lo que puedes hacer es conseguir una extensión para el asa, con esto se busca no disminuir los buenos acabados. Algo para tener en cuenta es el  programarse no por secciones sino por paredes, nunca pero nunca dejes una pared a medio pintar esperando continuar después ya que posiblemente el color no quedará parejo y se notarán marcas.

La bandeja para pintar con rodillo es una excelente herramienta para optimizar el trabajo ya que se ocupará de ayudarte a administrar mejor la pintura y descargar tu rodillo sin dañarlo.

Cómo pintar bien una pared

Tener una casa en las menores condiciones posibles es el anhelo de muchos, es por esto que como pintar bien una pared es un interrogante común entre quienes se inclinan por el DIY al igual que por agregar su toque personal en el espacio donde se desenvuelven o habitan. Se necesita tiempo, conocimientos y probablemente algún tipo de experiencia para llevar esta tarea al punto más alto de buenos resultados, pero como todo es un proceso empecemos siguiendo algunos consejos.

Prepara tus herramientas, selecciona los colores y vamos a pintar la pared tal y como si fuésemos profesionales en el asunto.

Pasos para pintar la pared

Lo primero es elegir la pintura adecuada y esto se hace de acuerdo a la superficie que se vaya a cubrir, los principiantes pueden asesorarse acudiendo a un establecimiento que incluya este tipo de servicio por la compra. Lo anterior aplica también para la decisión de emplear brochas o rodillos, el tipo de superficie será la que lo determine.

Una vez tengas esto listo es momento de revisar el estado de las paredes, límpialas, retira puntillas o elementos que puedan interferir y de ser el caso cubre lo que no requiere pintura. Maneja capas delgadas de pintura y trata de conservar la direccionalidad arriba/abajo, abre ventanas y permite que todo seque a su tiempo.

Ideas para pintar como un profesional

Para un acabado liso y sin burbujas descarga adecuadamente tu brocha o rodillo, al escurrir no solo todo se verá mejor, también vas a optimizar tu pintura. De ser necesario lija la pared o si lo requiere ocúpate de rellenar los huecos o abolladuras que se puedan presentar, finalmente averigua si todos los productos que vas a emplear son compatibles entre sí, con esto estarás previniendo posibles cuarteamientos o irregularidades que dejaran desastrosos resultados.